Wilmer Ruperti


La quinoleína: un volátil veneno del Oreophotes peruano

Macho Oreophoetes peruano adulto, detalle de la parte anterior, vista de perfil. La flecha muestra el lugar donde se encuentra la glándula torácica desde donde proyecta la quinoleína

El producto que expulsa el fásmido de Perú es un elemento más bien raro y puro que encontramos generalmente en las plantas: la quinoleína (C9H7N). Es un volátil que parece darse por mutágeno. En ganadería (durante la cría en terrarios), Oreophotes peruano no proyecta necesariamente la quinoleína, solo lo hace en caso de tensión importante: si es sorprendido (si abrimos su recipiente), ya que es un fásmido más bien tranquilo. Algunos criadores piensan que podemos acostumbrarlo, a dirigirlo (en este caso, expulsa más raramente quinoleína, lo que no me parece realmente creíble). Así pues, en nuestras ganaderías, este fásmido emite sistemáticamente un olor que correspondía al volátil producto. Por el contrario nos enteramos de que la quinoleína se utilizara en medicina, esencialmente para una corta terapia sobre la boca del hombre.

Encontramos también quinoleína en el humo de cigarrillo, lo que representa 18.000 mg por cigarrillo, mientras que la propia nicotina contiene 4 mg por cigarrillo. Si la quinoleína de este fásmido fuese realmente dañina para nosotros, lo sabríamos ya que se estudió bien y no se observó ninguna información sobre un peligro potencial. Sean simplemente prudentes. Ya saben que más vale prevenir… En cualquier caso, algunos depredadores no soportan demasiado estos productos irritantes (Eisner y AL, 1997) mientras que otros sin notable reacción con relación a presas pueden ser más convencionales (sus presas habituales como cucarachas, grillos o tenebriónidos).

Y al contrario, estos animales carnívoros (algunas arañas Mygalomorfas, mántidos) parecen a veces más estimulantes que por otras especies de fásmidos de coloración más mate (como Baculum insignis Wood-Mason, 1873 o Baculum Saussure, 1861 sp., P.S.G. n° 144 *, etc. ) : es el caso, en particular, del Mygales avicularia avicularia (Linné, 1758); Poecilotheria fasciata (Latreille, 1804); Psalmopoeus cambridgei Pocock, 1895; Davus fasciatus O. P.- Cambridge, 1892 [= Cyclosternum fasciatum (O. P.- Cambridge, 1902) ] o Mántidos como Cataspilota calabarica (Westwood, 1889); Sphodromantis (Sphodromantis) lineola (Burmeister, 1838); Tenodera sinensis (Saussure, 1842); etc. por el contrario si las hormigas Solenopsis wagneri Santschi, 1916 [= de Solenopsis invicta Buren, 1972 ] soportaron este producto procedente de un cadáver, parecen menos apreciarlo cuando el animal está vivo y prefiere evitar a Oreophoetes peruana.

Es el caso particular también de otras Hormigas como Monomorium pharaonis (Linné, 1758) (o las de la clase Formica Fabricius, 1805; Lasius Linné, 1758; etc.) y de las arañas [ como Schizocosa ceratiola (Gerstsch y Wallace, 1935) (= Lycosa ceratiola Gerstsch & Wallace, 1935) ].

Los pájaros, los mamíferos (como las ratas) y los anfibios parecen también más sensibles que otros animales. El veneno y los olores potenciales parecen tener efectos limitados, aparentemente en cualquier caso, sobre algunos depredadores. Seiler y AL (2000) precisan que el producto repugnante de este fásmido pincha desagradablemente y quema cuando entra en contacto con las mucosas o heridas, lo que podemos confirmar. Pero estos efectos nos parecen muy limitados en los seres humanos.

Por: Wilmer Ruperti

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: