Wilmer Ruperti


Invasión de chinches acosa a los estadounidenses

Larvas de chinches

Estados Unidos se encuentra bajo el ataque de una nueva invasión de chinches, pero lo que más preocupa es la respuesta que han dado los residentes estadounidenses mediante el uso de pesticidas que pudieran causar más daños que los que produce la misma plaga.

Según la Agencia de Protección Ambiental (EPA), las sustancias químicas creadas para su uso al aire libre se están empleando bajo techo, pudiendo causar daños en personas y animales como dañar el sistema nervioso central, irritar los ojos y la piel, o incluso causar cáncer.

Desde hacía más de medio siglo esta plaga estaba desaparecida, no obstante su proliferación no solo ha superado las proporciones de épocas anteriores, sino que al parecer han creado tolerancia a insecticidas caseros, por lo que los residentes se han visto en la necesidad de utilizar pesticidas como el DDT que fue prohibido en 1972 por ser demasiado tóxico para la fauna silvestre.

Chinche

Las ciudades más afectadas por esta plaga son Filadelfia, Nueva York, Detroit, Cincinnati, Daytona y Columbus. En el Estado de Ohio se está haciendo una petición de emergencia para permitir el uso del propoxur, pesticida que probablemente sea un agente cancerígeno y que ha estado prohibido para su uso doméstico desde el 2007. Según Andrew Christman, presidente de Ohio Exterminating Co., se podrían llegar a atender unos 3.000 inmuebles que padecen esta plaga con este producto que por los resultados obtenidos en el 2006, es el más efectivo que se haya probado hasta entonces.

Otros 25 Estados apoyan la petición de Ohio ante la desesperación por erradicar semejante problema, pero fue rechazada en Junio por EPA, comprometiéndose a conseguir una solución efectiva y menos riesgosa según prometió su presidente Dale Kemery.

Por: Wilmer Ruperti

Anuncios


La fiebre amarilla: descubrimiento de la fuente

Dr. Carlos Finlay

El médico cubano Dr. Carlos Finlay, quien fue el más profundo investigador de la fiebre amarilla, por sus estudios y análisis concluyó que el mosquito es el agente intermediario que transmite la fiebre amarilla.

El Dr. Finlay no solo demostró su hipótesis después realizar experimentos con voluntarios, sino que descubrió también que el individuo picado una vez por un mosquito infectado, quedaba inmunizado contra futuros ataques de la enfermedad, y de esta forma originó el suero contra la fiebre amarilla.

Sus trabajos no obstante, fueron ignorados por más de 20 años y no fue sino después de terminada la Guerra Hispano-Cubano-Nortemericana de 1898, cuando se retomaron sus postulados, y a los exitosos experimentos que había realizado durante todos esos años les dieron su merecido reconocimiento.

Por: Wilmer Ruperti